El Senado aprobó por unanimidad dos instrumentos internacionales que redundarán en mayores garantías contra toda forma de discriminación: