Nuevamente fui invitado al programa de Andrés Oppenheimer que llega a América Latina y Estados Unidos. El formato es un tanto incómodo porque el interlocutor está en otro país y no indican dónde se encuentra la cámara. Además, tuve 6 minutos menos de participación que el otro invitado.